dimecres, 1 de maig de 2013

Una reflexión y una propuesta en memoria de los trabajadores asesinados por la voracidad capitalista en Bangla Desh


Trabajadoras bangladeshíes protestando contra la masacre.

Joan Tafalla

"Accidentes" de este tipo no son accidentes, son la norma en el capitalismo industrial.  desde que nació. Son consecuencia de la Nueva División del Trabajo inaugurada a mediados de los setenta del siglo pasado. El paro estructural, la destrucción de la industria en los países centrales, el mercado laboral mundial, la puesta en subasta a la baja de la fuerza de trabajo a nivel mundial... Ese es el mundo en que vivimos y no el de la eliminación del trabajo material.

Este fenómeno de la Nueva División Internacional del trabajo ya fue estudiado a mediados delos años setenta del siglo pasado en su libro: FRÖBEL, Folker, HEINRICHS, Jürgen, KREYE, Otto, La Nueva División del Trabajo Paro estructural en los países industrializados e industrialización de los países en desarrollo, Madrid, Siglo veintiuno de España Editores, 1980. Primera edición en alemán 1977.

Entonces, cuando Fröbel y compañeros advirtieron de eso, aún existía la posibilidad de contrarrestar/frenar en tiempo real la tendencia capitalista a deslocalizar para destruir las conquistas obreras en occidente. El "tempo" de desarrollo de esta tendencia del capitalismo era de larga duración, era, por decirlo en lenguaje clásico un "tempo estratégico". El de la izquierda política y sindical era ( y sigue siendo, ¡ay!) el tiempo de lo táctico, de la corta duración, el inmediatismo, el cabotage, el calendario electoral parlamentario o de las elecciones sindicales... es decir, el pan para hoy el hambre para mañana.

No es sólo Bangla Desh, es tambien Haiti, Pakistan, son tantos otros sitios, es la economia de las maquilas... Josep Bel trató de animar actividad en ese sentido durante los años que estuvo al frente de Pau y Solidaritat  de la CONC. Intentó hacer de PAu y Solidaridad no una ONG, si no un motor de lucha, de unidad de los proletarios del mundo. Pero la insensibilidad y la visión económico-corporativa del conjunto de la Confederación de CCOO dejó el intento en eso: un episodio muy valioso pero aislado y, finalmente derrotado.

La izquierda sigue ensimismada, inerme, sin estrategia ante eso... a penas unas frases indignadas marcadas por el ritmo, por el "tempo" de los medios de comunicación... luego, ya lo sabéis: "... fuese y no hubo nada".

En nuestro librito Joaquin Miras y yo no exageramos nada cuando decimos que vamos hacia la esclavitud.... Tomamos ese y otros temas no solo como mera descripción del paisaje si no como datos del análisis necesario de la situación del que debiera desprenderse consecuencias políticas, organizativas, prioridades...

Puestos a pedir poco, a pedir casi nada:

¿Para cuando un escrache sindical ante la casa del fabricante de Reus que se encuentra detrás de la tragedia? ¿Para cuando escraches delante del Corte Inglés, de Mango, de Zara?¿Para cuando una denuncia sindical ante el juzgado contra David Mayor, pero tambien contra El Corte Inglés?

Uno de los responsables directos de la masacre de Bangla Desh: David Mayor


David Mayor el empresario de Phantom Tac la empresa con sede en Reus propietaria de una fábrica en el edificio caído en Bangla Desh con el resultado de 370 trabajadores/ as muertos/as. Más información en http://www.diaridetarragona.com/reus/076729/empresari/reus/els/sospitosos/catstrofe/bangla/desh



Ya van demasiados "accidentes". La clase obrera se mobiliza en Bangla Desh.

La hipocresía de El corte Inglés o Primark no conoce límites. Ahora prometen indemnizaciones:

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/04/29/actualidad/1367270547_260684.html

¿Hasta cuando esperarán CCOO y UGT o cualquier sindicato minoritario para denunciar a estos criminales ante los tribunales?

El trabajo infantil en Bangla Desh: 

Ruman: "Salgo a jugar cuando se va la luz en la fábrica" : http://www.lavanguardia.com/54371657150/index.html